Historias de locos

Todo está en la mente, en el interior de nuestro cerebro, en los MEMES que nos parasitan dia a dia, saltando de cerebro en cerebro y luchando egoistamente por un lugar en el mundo...

Name:
Location: Córdoba, Spain

Sunday, September 12, 2004

La naranja mecánica

There was me, that is Alex, and my three droogs, that is Pete, Georgie and Dim and we sat in the Korova milkbar trying to make up our rassoodocks what to do with the evening. The Korova Milk Bar sold milkplus, milk plus vellocet or synthemesc or drencrom which is what we were drinking. This would sharpen you up and make you ready for a bit of the old ultra-violence. Our pockets were full of money so there was no need on that score, but, as they say, money isn't everything.

There was some sophistos from the TV studios around the corner, laughing an govoreeting. The Devotchka was smecking away, and not caring about the wicked world one bit. Then the disc on the stereo twanged off and out, and in the short silence before the next one came on, she suddenly came with a burst of singing, and it was like for a moment, O my brothers, some great bird had flown into the milkbar and I felt all the malenky little hairs on my plott standing endwise, and the shivers crawling up like slow malenky lizards and then down again. Because I knew what she sang. It was a bit from the glorious 9th, by Ludwig van.

Then, brothers, it came. O bliss, bliss and heaven, oh it was gorgeousness and georgeosity made flesh. The trombones crunched redgold under my bed, and behind my gulliver the trumpets three-wise, silver-flamed and there by the door the timps rolling through my guts and out again, crunched like candy thunder. It was like a bird of rarest spun heaven metal or like silvery wine flowing in a space ship, gravity all nonsense now. As I slooshied, I knew such lovely pictures. There were veeks and ptitsas laying on the ground screaming for mercy and I was smecking all over my rot and grinding my boot into their tortured litsos and there were naked devotchkas ripped and creeching against walls and I plunging like a shlaga into them.

As we walked along the flatblock marina, I was calm on the outside but thinking all the time, so now it was to be Georgie the General, saying what we should do and what not to do, and Dim as his mindless, grinning bulldog. But, suddenly, I viddied that thinking was for the gloopy ones and that the oomny ones use like inspiration and what Bog sends, for now it was lovely music that came to my aid and I viddied at once what to do. There was a window open with the stereo on.




Thursday, September 09, 2004

¡No tenteis al destino!

No es tan fácil ser independiente y sólo los de espiritu libre y feroz tienen la fortuna de serlo. Pero no intenteis serlo cuando no haya necesidad, pues es destrozarse uno mismo, perderse a sí mismo... ya la vida es dificil y dura de por sí sola para que pronuncieis más la cuesta. Si alguien que tienta al destino muere en el intento, no habrá marcha atrás para la compasión de los hombres.

Tuesday, September 07, 2004

¡Independencia!

El futuro de cualquier persona es la independencia, por más que lo negemos, por más que no queramos verlo. Estamos solos en el mundo desde que nacemos hasta que morimos nos guste o no. ¡No os sigais agarrando a estacas confortables! .Debeis comprobarlo por vosotros mismos a tiempo, antes de que sea tarde, pues es lo que os espera tarde o temprano.
Ya sé que es duro, ya sé... ¡Es lo peor de todo!... pero sólo si os dais cuenta a tiempo será cuando al final podreis soportarlo.

¡Independencia!...

  • No quedar adheridos a ninguna persona aunque sea la más amada pues toda persona es una cárcel, un rincón.
  • No quedar adheridos a ningún lugar/pais aunque sea el más cómodo.
  • No quedar adheridos a ninguna compasión.
  • No quedar adheridos a ninguna ciencia y a ningún gusto.
  • No quedar adheridos a nuestro propio desasimiento que tantas veces nos ha ganado la partida.
  • No quedar adheridos a ninguna de nuestras virtudes pues se pueden convertir en un vicio.

Para conseguir la independencia, el verdadero yo, seguiremos un único camino, que consistirá en reservarse cuando haya que hacerlo.

The future of any person is the independence, no matter how we deny it, no matter how we don´t want to see it. We are alone in the world since we born until we dead we like it or not. Don´t continue hold on to comfortables stakes!. You have to check it yourselves in time, before to be late, because this is that it expect you soon or later.

I know is hard, I know...Is the worst thing of all!...but only if you realize in time it will be when, you be able to stand it.

¡Independence!...

  • Don't keep to stick on to any person even if is the lovest because all person is a prison, a corner.
  • Don't keep to stick on to any place/country even if is the more comfortable.
  • Don't keep to stick on to any pity.
  • Don't keep to stick on to any science and any thing that you like.
  • Don't keep to stick on to our own lack of affection that many times has won the game.
  • Don't keep to stick on any of our virtues because they can became a vice.

To get the independence, to know really oneself, we will continue an only way, that will be to save oneself when we have to do it.


Saturday, September 04, 2004

CICLO

(Después de una larga conversación privada en una habitación alquilada de un hotel con toda clase de documentaciones, se despiden los dialogantes).

YUPIE I: ...Y recuerde, sin compromiso, ya ha visto toda la documentación, si pasase algo culparían a nuestra empresa. Firme aquí y ya está.

LOCO: ¡Son 100.000.000!, ¿por qué lo hacen?.

YUPIE II: Eso es privado. Ya sabe si se le va la boca, usted caería. Adiós.

(Los yupies se van de la habitación y el loco se va al rato a su casa).

LOCO: (Pensando). ¡Dios mío!, ¿seré capaz de hacerlo?. Es que son 100.000.000, es toda una vida resuelta, ¡además los necesito!. Si no pago mis deudas con los árabes le harán daño a mis hijos y a mi mujer, pero no puedo hacerlo, yo no soy un asesino. ¡Dios!... pero no tengo nada que temer, no pasará nada, será en un sitio cerrado y toda clase de huellas las borrarán, si las hay, los expertos de la empresa. ¡No!, no puedo... ¡Sí!, si puedo. ¿Por qué lo harán?. Y si me pillan y me culpan. ¡No!, no puede ser ya que lo controlan ellos. ¿Quién será?, ¿tendrá familia?, ¿tendrá hijos y mujer?. ¡Dios!, no puedo hacer esa barbaridad. ¡Piensa!... es la ley de la vida, alguien cae para que suban otros. Pero, ¿por qué me pagarán tanto dinero por matar a alguien que ellos mismos tienen secuestrado?, ¿podrían hacerlo ellos?, y sin embargo sus papeles me demuestran que no son policías y además que todo el bollo se lo llevarían ellos. ¿Serán unos sádicos-morbosos?, ¡sí!, seguro que es eso, seguro que disfrutan viendo como alguien mata a otro. No lo sé, para eso que vean una película, ¡joder!... no lo sé. Vamos a ver, no te pongas nervioso, vamos paso a paso: son 100.000.000 que tengo seguros, solo tengo que ir el jueves a un almacén a las afueras, coger una pistola y disparar a la cabeza de alguien, después irme, cobrar en un banco un cheque de 100.000.000 de la empresa Arcosa que me dona por el “premio Arcosa” y pagar a los árabes y largarme de esta ciudad y vivir en una mansión para toda mi vida. Y si fallo y descubren todo esto, si los culpan a ellos la empresa caería y los meterían en la cárcel, pero yo cobraría de todas formas el dinero. Pero si la poli descubre los papeles me meterían a mi también y los árabes matarían a mi familia. ¡No!, y si no lo hago no podré pagar y mi familia estará muerta. No tengo elección, mataré a esa persona, me iré y seré rico toda mi vida. (El jueves va a los almacenes que nadie sabe donde están). ¡Hola señores!, voy a hacerlo.

YUPIE II: ¿Está seguro?.

LOCO: ¡Sí!, estoy seguro.

YUPIE I: Bien, coja esta pistola.

(El loco coge la pistola tembloroso, porque en realidad no quería matar a nadie).

YUPIE I: ¡Bien!, pase a esa sala, allí está atada y amordazada la víctima, la cabeza está tapada con una capucha negra, así que no verá quién es, solo apunte a la cabeza y dispare. Nosotros no veremos nada, será usted el único que entrará allí. La sala está insonorizada así que no tema. Además como sabe este almacén está ahora abandonado y es de nuestra empresa. ¡No tema!, solo dispare y sea rico.

LOCO: (Con la pistola en la mano mira a su alrededor viendo como le observan fijamente los peces gordos organizadores de la ejecución. Va y entra en la sala y ve a una mujer atada y encapuchada. Pensando). Es una mujer, voy a matar a una mujer. La pobre no sabe ni que estoy aquí para matarla, no sabe que va a morir ahora. No dice nada, ni si quiera me ha oído. ¡Dios!, seré capaz... (Apunta a la cabeza de la mujer. Sigue pensando). ¡Dios mío perdóname por lo que voy a hacer!. ¡No!, no puedo hacerlo. (Angustiado baja la pistola y piensa en dejar todo esto). Ahora estoy a tiempo, puedo volver y dejar vivir a esta pobre mujer. ¿Quién será?, seguro que tiene hijos. (Se dispone a salir pero se detiene pensando en sus deudas). Debo de hacerlo. (Se vuelve y apunta a la cabeza y empieza a llorar en alto). ¡Lo siento!.

MUJER: (Al hablar sabe que alguien había ahí). ¡MMMMMM!,¡MMMMM!.

LOCO: Mujer, recuerda por última vez a tu familia, por que te voy a matar.

MUJER: ¡MMMMMMMM!, ¡MMMMMMMM!, ¡MMMMMMM... (la mujer empieza a patalear y el loco le dispara y le vuela la cabeza. Sale de la habitación llorando y les devuelve a los de la empresa la pistola. El loco vuelve a su casa.

LOCO: (pensando). ¡No pasa nada!, ¡relájate!, que cuando me vea mi familia que no pase nada. Ahora estoy salvado.

HIJO I: Hola papá, ¿ya has venido del trabajo?.

LOCO: Sí, sí, y mamá.

HIJO I: fue a comprar.

LOCO: Bien, pues yo voy a otro sitio, ¡hasta luego!. (El loco va al banco y cobra un cheque de 100 millones).

LOCO: (pensando).Ahora veré a mi familia y esta tarde pagaré a los árabes. (va a su casa y al entrar...).

HIJO II: ¡Papá, papá, corre, en el telediario!, ¡mamá se ha muerto!. (el loco sale corriendo y mira las noticias).

TELEVISION: ...una mujer fue hallada muerta en las afueras de la ciudad a causa de un disparo en la cabeza. Por lo visto fue asesinada mientras estaba atada y encapuchada para que no viese nada... (el loco apaga la televisión comprendiéndolo todo y grita).

LOCO: ¡NOOOO!, ¡he matado a mi mujer!. (el loco sale corriendo y con el coche se estrella suicidándose). (Por la tarde los árabes entran a su casa y matan a los niños que no entendieron nada).

EL GRACIOSO

(Un loco conduce un camión mientras un autoestopista le hace dedo). (El loco se para).

AUTOESTOPISTA: ¡Hola!, ¿puedo subir?.

LOCO: ¡Venga, campeón, sube!, ¿a dónde vas?, te diriges al norte, al sur, al este o al oeste.(Arranca el camión y siguen la carretera).

AUTOESTOPISTA: Pues no lo sé, me dirijo a... (le interrumpe el loco).

LOCO : ¿No lo sabes?, ¿no sabes a donde te diriges?, entonces, ¿para qué te diriges si no lo sabes?.

AUTOESTOPISTA: ¿Cómo?.

LOCO: No, no, note hagas el tonto, no conmigo, me has entendido perfectamente amigo.

AUTOESTOPISTA: ¿Qué dice?, ¿de qué habla?.

LOCO: Venga chaval, dime donde vas, o si no como crees que te voy a llevar.

AUTOESTOPISTA: Voy a la frontera.

LOCO: Te he preguntado, ¿dónde vas, al norte, al sur, al este, o al oeste?, me contestas y punto que para eso te llevo.

AUTOESTOPISTA: Oiga, es usted un grosero, me deja aquí y punto, ¿se entera?.

LOCO: Pero no te pongas así hombre, no ves que estoy de coña, me hacía el loco, era una broma, siempre lo hago con todos los autoestopistas, y todos caen.

AUTOESTOPISTA: pues no tiene gracia ninguna..

LOCO: Bueno, bueno, ya está hombre.

AUTOESTOPISTA: Sí, vale, vale.

LOCO: Pues, ¿sabes qué?.

AUTESTOPISTA: ¿Qué?.

LOCO: Que el camión no tiene frenos. Me estaba preguntando como lo voy a parar en esta cuesta abajo, ¿no notas como se acelera?.

AUTOESTOPISTA: ¿Es otra broma?.
LOCO: No esta vez no es broma.

AUTOESTOPISTA: ¡Déjese de bromas y vaya frenando que ya va muy rápido!.

LOCO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, nos vamos a matar, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

AUTOESTOPISTA: ¡Joder!, he tenido que dar con el más gracioso de la autoestopista.

LOCO: ¿No me crees?, pues mira atrás, llevo todo el camión lleno de explosivos, así verás que voy en serio.

AUTOESTOPISTA: ¿Pero que dices hombre?.

LOCO: ¡Mira!, mira, ¡tú mira!. (El autoestopista mira por detrás de la cortina y ve todo el camión lleno de cajas donde pone TNT).

AUTOESTOPISTA: ¡Está loco!, ¡está pirado!, ¡pare el camión!.

LOCO: ¡Ja!, ¡ja!, no puedo, no tiene frenos, ¡mira!. (pisa el pedal del freno pero el camión ni se inmuta).

AUTOESTOPISTA: ¡Dios!, me voy a tirar.

LOCO: No te tires, a esta velocidad seguro que te matas, intentaré no estrellarnos en las curvas, cuando lleguemos abajo hay una recta muy larga, allí podremos parar.

AUTOESTOPISTA: ¿por qué hace esto?.

LOCO: ¡Ja!, ¡ja!, porque estoy loco, ¡ja!, ¡ja!, ¡cuidado con la curva!, ¡OOOOOOHHHHH!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, la pasamos, ¡cuidado otra!, ¡OOOHHHH!, ¡casi!, ¡que suerte hemos tenido!...

AUTOESTOPISTA: ¿Cuánto falta?, ¿Cuánto queda para llegar abajo?.

LOCO: ya queda poco hombre, ¡con lo divertido que no lo estamos pasando. (Un rato después llegan abajo). (El camión se para).

AUTOESTOPISTA: ¿Cómo se ha parado?, ¡no puede ser!.

LOCO: pero si era una broma. Sí tenia frenos. Es que he trucado el camión y adonde piso es a una palanca que no sirve, el freno es manual, está aquí. ¡Ja!, ¡Ja!... ¿No te ríes?, está gracioso, ¿No?, ¡ja!, ¡ja!,¡ja!,¡ja!.

AUTOESTOPISTA: ¡Loco maniático!, está chiflado, mierda de tío.

LOCO: ¿Sabes qué?.

AUTOESTOPISTA: No diga eso... ¡QUEE!.

LOCO: Que las cajas del camión no llevan TNT, están vacías, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

AUTOESTOPISTA: Pero de que va, se cree gracioso o algo.

LOCO: ¿Me has llamado gracioso?.

AUTOESTOPISTA: sí, le he llamado gracioso de turno.

LOCO: no deberías decir eso. (Se pone serio y saca una pistola). (Apuntándole).

AUTOESTOPISTA: Sí, otra bromita, ¿no?. (Le dispara y lo mata).

LOCO: No soy ningún gracioso, solo estoy loco.

¿Estas seguro de quién eres?, ¿Eres tu tú?

(Dos personas están sentadas en el banco de un parque).

LOCO I: Perdona pero...

LOCO II: ¿Sí?.

LOCO I: ¡Sé quién eres tú!.

LOCO II: ¿Quieres decir que nos conocemos?.

LOCO I: No. Quiero decir que sé quién eres tú.

LOCO II: Bien, ¿y quién soy yo?.

LOCO I: Es difícil de explicar.

LOCO II: Tengo mucho tiempo.

LOCO I: ¿Quieres oírme explicar quién eres tú?. Tú eres tú entonces deberías saber mejor que nadie quién eres tú.

LOCO II: ¿Quién eres tú?.

LOCO I: (Sorprendido). ¡Te estoy hablando de eso!.

LOCO II: No, nosotros estamos hablando de mi.

LOCO I: Yo siempre empiezo a hablar de mi así.

LOCO II: ¡Ahh!, hablas de ti frecuentemente.

LOCO I: Sí.

LOCO II: ¿Por qué?.

LOCO I: ¿Por qué qué?.

LOCO II: ¿Por qué sueles hablar de ti?.

LOCO I: ¡Ahh!, pues porque quiero encontrarme.

LOCO II: ¿Encontrarte?.

LOCO I: ¡Sí!, encontrarme.
LOCO II: ...pero...tú estás aquí.

LOCO I: ¡Sí!, estoy aquí, pero también no estoy aquí.

LOCO II: No te entiendo.

LOCO I: Es difícil de explicar.

LOCO II: Tengo mucho tiempo.

LOCO I: Ya lo sé, lo dijiste antes.

LOCO II: ¡Sí!.

LOCO I: Bueno, ¿Estás seguro de que tú eres tú?.

LOCO II: ¿Qué?.

LOCO I: ¡Sí!, ¿Sabes quién eres?.

LOCO II: Por supuesto.

LOCO I: Bien, yo no estoy seguro de quién soy, así que estoy buscando por todos lados, en los parques, en los edificios, en las calles, en los campos... en casa. Hablando contigo, hablando con él (señala a un hombre que pasa por el parque), hablando con toda la gente que puedo.

LOCO II: ¿Y por qué todavía no sabes quién eres?.

LOCO I: ¿Crees que es fácil conocerse así mismo?.

LOCO II: No, pero tarde o temprano acabas conociéndote a ti mismo.

LOCO I: Estás equivocado. Nunca acabas de encontrarte en esta vida.

LOCO II: ¡Qué pesimista!.

LOCO I: No, no soy pesimista. Creo que acabaré encontrándome antes de morir.

LOCO II: ¡Guau!.

LOCO I: ¡Sí!, y creo que ya me he encontrado.

LOCO II: ¿Por qué crees eso?.

LOCO I: porque sé quién eres tú.

LOCO II: (Sorprendido replica). ¿Quién soy yo?.

LOCO I: ¿No sabes quién eres tú?.

LOCO II: Sí, pero quiero saber quien crees que soy yo.

LOCO I: Deberías saber que pienso yo. Es difícil no saber uno mismo quien es él, quiero decir sus características más importantes, no lo profundo de la personalidad que es lo que estoy buscando.

LOCO II: Bueno, pero puedes estar equivocado.

LOCO I: ¡Sí!.

LOCO II: ¡Espera!, ¿de quién estamos hablando?, de mi o de ti.

LOCO I: ¿No lo sabes?.

LOCO II: ¿Y tú?.

LOCO I: Quizás.

LOCO II: ¿Quizás qué?.

LOCO I: Quizás lo sepa.

LOCO II: ¿Saber qué?.

LOCO I: Quizás sepa de quién estamos hablando.

LOCO II: ¿De quién?.

LOCO I: No estoy seguro.

LOCO II: ¿Quién eres tú?.

LOCO I: ¿Y tú?.

LOCO II: ¿No sabes quién soy yo?.

LOCO I: ¿Y tú?.

LOCO II: ¡NOOOO!.

LOCO I: ¿No qué?, ¿no sabes quién soy yo o no sabes quien eres tú?.

LOCO II: Pero, ¿Qué estás diciendo?.
LOCO I: Estoy contestando a tu pregunta.

LOCO II: ¿Qué pregunta?.

LOCO I: La pregunta que tú me preguntaste.

LOCO II: Yo no te pregunté nada.

LOCO I: No es verdad.

LOCO II: ¿Qué?.

LOCO I: ¿Qué que?, ¿Qué pregunta o solo que?.

LOCO II: ¡Dios mío!, ¿es una broma?.

LOCO I: ¿Qué?.

LOCO II: ¿Qué que?

LOCO I: ¿Es una broma?.

LOCO II: Pero... pero... pero ¿QUIÉN ERES TÚ?.

LOCO I: ya te lo he dicho.

LOCO II: No , no me lo has dicho.

LOCO I: Sí, te he dicho quién soy yo.

LOCO II: ¿Y quién eres tú?.

LOCO I: Dímelo tú.

LOCO II: Yo no sé quién eres tú.

LOCO I: ¿Sabes quién eres tú?.

LOCO II: ¡SIII!.

LOCO I: Dime quien eres tú.

LOCO II: ...pero...tú me dijiste que tú sabias quién era yo.

LOCO I: ¡Sí!.

LOCO II: Así que, ¿por qué me preguntas eso?.
LOCO I: Porque no estoy seguro de quién soy.

LOCO II: ¡Estás loco!, querrás decir “de quién eres”.

LOCO I: No, no estoy seguro de quién soy porque no estoy seguro de quién eres.

LOCO II: ¿Y cómo puedes estar seguro?.

LOCO I: Comiéndome esta chocolatina.

LOCO II: ¿Qué?.

LOCO I: O comiéndotela tú. (De repente el LOCO II queda sorprendido, muy sorprendido).

LOCO II: Creo que sabes quién soy.

LOCO I: ¿¡Sí!?... así que... ¡es verdad!... sé quién eres.

LOCO II: Pero entonces... ¿quién soy yo?.

LOCO I: ¿Estás seguro de que no sabes quién eres tú?.

LOCO II: No, no sé quién soy.

LOCO I: Tú eres tú...

LOCO II: Eso ya lo sé.

LOCO I: ¡Espera!, aún no he terminado de hablar.

LOCO II: Yo soy yo ¿y?...

LOCO I: Tú eres tú y tú eres...

LOCO II: ¿Quién?.

LOCO I: Tú eres tú y tú eres yo.

LOCO II: ¿QUÉ?.

LOCO I: ¡Sí!, Tú eres tú pero tú eres yo.

LOCO II: Así que, yo soy tú... pero yo soy yo.

LOCO I: ¡Sí!.

LOCO II: ¿Y quién eres tú?.
LOCO I: Yo soy yo pero yo soy tú.

LOCO II: ¿QUÉ?.

LOCO I: Yo soy tú pero yo soy yo y tú eres yo pero tú eres tú.

LOCO II: Entonces, ¿Quién soy yo?, yo soy yo o yo soy tú.

LOCO I: Tú eres tú...

LOCO II: De acuerdo, yo soy yo...

LOCO I: ...pero tú eres yo.

LOCO II: De acuerdo, pero yo soy... ¡¿TÚ!?. Eso no es posible.

LOCO I: Pero es verdad, yo soy tú pero yo no soy tú.

LOCO II: Entonces, ¿yo no soy yo?.

LOCO I: ¡Exacto!.

LOCO II: Comete la chocolatina.

LOCO I: Por supuesto. (El LOCO I se come la chocolatina).

LOCO II: ¡¡¡Acabo de sentir el sabor del chocolate!!!. ¿Cómo es posible?.

LOCO I: No lo sé... pero sé que hay una clase de virus que son un grupo pero que son solo uno.

LOCO II: ¡Sí!, Yo también he oído hablar de eso. Por ejemplo hay cinco virus pero si un virus muere entonces todo el grupo de virus mueren porque son cinco pero todos son un virus, el único virus. Se llaman Virus Segmentados.

LOCO I: La pregunta es, ¿Por qué la mayoría de la gente, toda la gente, son únicos y nosotros dos somos uno?. Somos diferentes de todos.

LOCO II: ¡Sí!.

LOCO I: Entonces, somos uno, tú eres yo y yo soy tú, pero ¿Por qué?.

LOCO II: No lo sé.

LOCO I: Creo que sé porque.

LOCO II: ¿Qué?, ¿Por qué?.
LOCO I: ¡Bebe agua!.

LOCO II: ...no puedo beber agua... el agua me pone enfermo.

LOCO I: ¡Exacto!.

LOCO II: ¿Qué insinúas?.

LOCO I: Nosotros no podemos beber agua... nuestros tejidos no tienen agua.

LOCO II: Pero es... eso es imposible...

LOCO I: No, si nosotros somos... A... A...

LOCO II: ¿Animales?.

LOCO I: No... A... ALI...

LOCO II: ¿Ali MacByls?.

LOCO I: No... ¡ALIENIJENAS!.

LOCO II: ¡Claro eso es!... ¿QUÉ?... ¡ALIENIJENAS!... Quizás. Es posible.

LOCO I: ¡Sí!, por eso yo soy tú y tú eres yo, por eso siento lo que tú sientes y tú sientes lo que yo siento y por eso no podemos beber agua.

LOCO II: ¡Ahh!, Esto explica... ¡esto explica todos mis sueños!.

LOCO I: ¿Qué sueños?.

LOCO II: Cuando como caramelos por la noche siempre sueño que soy un alieníjena y que estoy aquí para destruir al Diablo.

LOCO I: ¡Sí!, yo sueño eso también cuando como caramelos. Los caramelos deben tener una sustancia que nos produce asociación psicológica en el cerebro. Los caramelos despiertan nuestra memoria.

LOCO II: Así que somos alieníjenas y nuestra misión es destruir al Diablo.

LOCO I: ¡Sí!.

LOCO II: Pero... ¿dónde está el Diablo?.

LOCO I: No lo sé. (De repente pasa un hombre cerca). ¡Espera!. Es él... él es el Diablo.

LOCO II: ¿Cómo sabes qué es él?.
LOCO I: Si él es el Diablo, no podrá beber sangre de virgen.

LOCO II: Nosotros no tenemos sangre de virgen.

LOCO I: ¡Ahora sí!. ¡Mira allí!. (Una guapa muchacha pasa cerca del banco donde estaban sentados).

LOCO II: ¿Pretendes matarla?.

LOCO I: Debemos salvar al mundo.

LOCO II: ¡Es verdad!. (El LOCO II se levanta del banco y coge una piedra, entonces golpea a la muchacha en la cabeza hasta matarla. Mientras el LOCO I amenaza al Diablo con un cuchillo y lo lleva hasta donde está la chica muerta).

DIABLO: ¡Por favor, por favor!. ¡No quiero morir!. ¡No quiero morir!.

LOCO I: ¡Cállate!... ¡Jódete Diablo!...ahora... ¡bebete la sangre!.

DIABLO: Pero...

LOCO II: ¡Bebe!.(El Diablo se pone a beber la sangre de la chica). ¡Vamos!, ¡vamos!...

LOCO I: Vas a morir ahora. (El Diablo empieza a llorar).

LOCO II: ¡Vamos!, ¡bebe sangre!... (le habla bajito al LOCO I)... yo... yo creo... no ocurre nada.

LOCO I: ¡Espera!.

LOCO II: ¡Sí!. (Cinco minutos después).

LOCO I: ¡Vamos!, ¡bebe sangre!.

LOCO II: Pero... no pasa nada... quizás él no es el Diablo.

LOCO I: ¡MMMHHHH!. (De repente el Diablo levanta la cabeza y grita desesperadamente con la boca llena de sangre). ¡Cuidado!. (Le clava el cuchillo en el cuello).

DIABLO: ¡Ayudadme!... ayuda... ¡AAAHHH!.

LOCO I: Acabo de salvar el mundo. (En ese momento llegan los del manicomio).

LOQUERO I: ¡Ahí están!, son los dos locos que se escaparon ayer, ¡Cogedlos antes de que maten a alguien más!. (Los loqueros corren detrás de los dos locos).

Ositos Rosas de Peluche

Hace dos años realicé un cortometraje en colaboración de la Casa de la Juventud de Córdoba. Fue una experiencia bastante buena aunque al final boicotearan nuestra grabación los mismos que nos habian ayudado al principio. Fue una trabajera de dos meses preguntando por aqui y yendo a sitios por alli. El resultado de nuestro esfuerzo fue que la Policía Nacional nos dejara prestados dos coches de policia, indumentaria policial, el corte de la calle San Acisclo por medio del Ayuntamiento de Córdoba, la fabricación de un muñeco tamaño real que simulaba la caida desde una terraza de un policía, realización de un casting anunciado por radio y televisón local donde la gente se agolpó para ser elegida, etc. etc. etc. Sin duda alguna fue la ayuda de Elías la que me permitió realizar toda la avalancha de cosas, casos y quesos que durante el cortometraje sucedieron.

El guión del cortometraje llamado "Ositos Rosas de Peluche" fue escrito por un servidor mucho antes cuando me dedicaba a escribir historias subrealistas. Esta fue bastante graciosa y original por eso decidí plasmarla en la pseudorrealidad del séptimo arte. Al principio no gustó mucho la historia, y nadie daba un duro por ella, pero al final todos estaban ilusionados en la obra y desde luego fue la que resaltó entre todos los cortometrajes que se realizaron a la vez que el mio por otras personas.

Para los que no vieron el cortometraje antes de que un "traidor" nos lo borrara, aquí está el guión que yo mismo escribí:

OSITOS ROSAS DE PELUCHE

(5 personas se dirigen en coche a robar un banco).

PARANOICO: No arméis escándalo, ahora por la avenida puede haber policías, no vayan a pensar que somos sospechosos de asesinato, atraco o violación.

(Mientras el paranoico conduce, el porrino grita a los de atrás).

PORRINO: Ere má puta que la yegua. ¡Para ya moza!, no van acuzá de pedera’ta.

NINFOMANA: (Habla modosamente mientras lo hace con el poseído y el niño asesino en el asiento de atrás). ¡ Eres un paranoico muy guapo!, pero no hemos hecho nada aún, así que, ¿por qué vamos a ser sospechosos?.

POSEIDO: ¡Para ya puta!, que no hay que armar jaleo, ¡déjame en paz!.

NIÑO ASESINO: (Cantando). ¡Vamos a atracar un banco!, ¡vamos a atracar un banco!, ¡vamos a atracar un banco!.

PORRINO: Ma cago en too er mozuelo. ¡AIRRGG!, cállate que no van a oír ha’ta en lo monte.

POSEIDO: Eso niñato, no chilles más...

DEMONIO: (El demonio habla a través del cuerpo del poseído con voz ronca y eco). Provoca un estruendo en el dolido corazón de las personas amargadas y toma a la puta.(El poseído empieza a vomitar).

NINFOMANA: ¡Será cabrón!, me ha vomitado en lo alto.(La ninfómana le da un puñetazo al poseído). Poseído asqueroso echa de tu cuerpo al demonio o me vas a poner perdida.

DEMONIO: ¡Puta! , ¡hereje!, ¡bruja!, que el niño te tome... (El poseído pierde el control moviendo el cuerpo como la gelatina con los ojos vueltos).

NIÑO ASESINO: ¡Joder!, nos van a delatar con el poseído patético, ¡estamos dando el cante!, nos miran todos por la avenida.

PARANOICO: ¡Paradlo!, ¡echaros en lo alto de él!.

NIÑO ASESINO: ¡Qué te jodan!, para que me manche de vómitos, ¿no?.(El niño saca una pistola y desde el coche mata a un peatón).

PORRINO: ¿Pero qué ta creído mozuelo, qué’tamo en er pueblo?, ezo no é un pajarillo.

NINFOMANA: ¿Pero qué haces niñato?.

PARANOICO: ¡Mierda, nos van a delatar!, ¿por qué coño has hecho eso?, acaso eres un niñato sacamocos y abandonado.

NIÑO ASESINO: El poseído está aquí dando votes y por su culpa nos miran todos y yo que mato a un tío, solo a uno, ¿eh?, solo a uno entre los cientos que hay en la avenida, ¡ya ves!, que eso ni se nota, ¿y me vais a regañar?. ¡Pues que te enteres que yo maté a mis padres por regañarme!.

PARANOICO: Ya está el típico asesino hablando, ¿crees que eso me va a dar miedo?, ¡mira!, cuando me escapé del manicomio, ¿sabes lo que hice?. Entré por la puerta y grité “¡QUIERO UN OSITO ROSA DE PELUCHE!”, hasta que me apalearon, me drogaron, me encerraron y dormí con mis ositos rosas de peluche.

PORRINO: Y yo penzaba que mi aguela la Matirde e’taba como la cabra de mi amigo el Urraco. ¡Tú eztá un poco loco!, ¿no?.

PARANOICO: Eso decían, pero yo solo quiero a mis ositos rosas de peluche, son los únicos que no quieren matarme.

NIÑO ASESINO: ¿Y por qué rosas?.

NINFOMANA: Pues porque está pirado, está más loco que los puritanos, está como una auténtica regadera.

POSEIDO: (Vuelve en sí y para de votar). ¿Pero que hacéis?, ¡preparad las bombas de humo!, ¡rápido!, ya vamos a llegar. ¡Hey!, mirad que risa, al lado del banco se venden ositos rosas de peluche, ¿qué clase de tienda vende ositos rosas de peluche solamente?.

PARANOICO: ¿Dónde?, ¿dónde?, ¡ah!, ya lo veo. (Desvía el rumbo del coche y lo estrella en la puerta de la tienda de ositos rosas de peluche. Tira las bombas de humo).

PORRINO: ¿Qué cavila tu cabeza?, el loco e’te va hacé que noj’encierren en la zaurda.

NINFOMANA: Nos has chafado todo el plan, ¡capullo!(En la tienda todas las personas que habían empiezan a reírse sin parar).

NIÑO ASESINO: ¿Por qué se ríen todos?, ¡alto!, ¡esto es un atraco!, ¡no dudaré en mataros!.

POSEIDO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, es gas de la risa, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, lo metí a cambio de humo cuando me conveció el demonio, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

TODOS: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

NIÑO ASESINO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¿estás tonto?, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, nos has metido en un lío, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

PARANOICO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡rápido, meted los ositos en la bolsa!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

PORRINO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¿qué dice?, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¿para qué queremo ozito?, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

DEMONIO: Robar los ositos y que el odio os rebose. ¿Has visto lo que hace el osito rosa de peluche?.

PARANOICO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡venga, meted los ositos en la bolsa!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, yo controlo que nadie se mueva, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.(La ninfómana empieza a hacerlo con un hombre).

HOMBRE I: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡por favor no me hagas daño!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

NINFOMANA: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡muévete!, ¡tómame!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

PORRINO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡AIRRGG!, peazo de puta arrecoge ahora lo ozito, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, no te ponga a follá.

NIÑO ASESINO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡mirad al dependiente que feo es!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.

DEPENDIENTE FEO: ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡no!, ¡no me hagas daño!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!, ¡llévate los ositos si quieres!, ¡ja!, ¡ja!, ¡ja!.(Empiezan a pasarse los efectos del gas y el paranoico y el niño apuntaban con metralletas y el porrino y el poseído cogían los ositos rosas de peluche).

PARANOICO: ¿Qué me miras así?.

DEPENDIENTE FEO: ¡No!, yo no miro de ninguna manera.

PARANOICO: ¡Si me vuelves a mirar de esa manera, te mato!.

NIÑO ASESINO: ¡Joder!, no te mira de ninguna forma rara, es que es así de feo. ¡Tú!, puta, ponte a recoger los ositos y deja ya de follar.

PARANOICO: No me mires así, ¡tío!, te voy a matar.

DEPENDIENTE FEO: ¡Por favor!, no hago nada, ¡yo no hago nada!.

NIÑO ASESINO: ¡Deja ya al feo en paz!, ¿estás paranoico o qué?. Feo, no le mires más o te va a matar.(El dependiente feo aparta la vista pidiendo por favor. El poseído empieza a disparar y mata a 5 ó 6 personas).

DEMONIO: Os dejo el estigma en vuestros cuerpos, hermanos.

NINFOMANA: ¡AHHH!, ¡qué gusto!, ¡AHH!, ya empieza el puto poseído a hacer de las suyas.

HOMBRE II: ¡AHH!, ¡qué gusto!, ¿poseído?.

DEPENDIENTE FEO: ¡Por favor no matéis a nadie más!, llevaros los ositos pero no nos hagáis daño.

PARANOICO: ¡No me mires así, tío!. (Mata al dependiente feo).

NIÑO ASESINO: Poseído patético ten cuidado con lo que haces.

DEMONIO: ¡Mata al niño!, ¡mata al niño mientras tomas a la puta!.

POSEIDO: ¡Cállate!, demonio asqueroso, tenemos que coger rápido los ositos.(Se oyen los coches de policía rodeando el edificio).

NINFOMANA: ¡Qué morbo!, la policía pisándome los talones y yo haciéndolo.

PORRINO: ¡Rápido!, deja lo ozito y a enconde’no en lo zarzale.

DEMONIO: Maldito porrino, aquí no hay zarzales. (El poseído le dispara al porrino en la oreja por obra del demonio).

POSEIDO: Yo no he sido, ¡ha sido el demonio!.

PORRINO: ¡AIRRGG!, ma cago en er pozeído y en too zu cimiento. (Golpea al poseído).

POLICIA: ¡Salid con las manos detrás de la cabeza y de espaldas!, ¡rápido!.

PARANOICO: ¿Tenéis los ositos?. ¡Dadme la bolsa, rápido!. ¿Qué hacemos?.

NIÑO ASESINO: Que salga el poseído, total, él no puede morir al tener el demonio dentro.

PORRINO: ¡Venga agila pa’fuera!, ¡AIRRGG!, azuza con ello.

POSEIDO: Está bien ya voy.

DEMONIO: No salgas fuera, te están engañando, si sales morirás.

POSEIDO: ¡Cállate maldito!. (Se golpea él mismo).

POLICIA: ¡Es la última vez que lo decimos!, ¡salid!.(El poseído sale corriendo y disparando contra los policías. Los policías disparan contra el poseído).

POSEIDO: ¡Me han dado, socorro!.

DEMONIO: Te lo dije, follate a la puta y mata al niño que te ha engañado. (El poseído empieza a girar la cabeza gritando mientras vomita sangre y le arde el pecho). ¿Has visto lo que hace el osito rosa de peluche?.(Los policías asustados vuelven a disparar).

DEMONIO: ¡BRBRBRBRBR!, ¡tomad el osito!, ¡osito!, ¡OSITOO!. Es rosa y de peluche.(El poseído vuelve a entrar en la tienda lleno de disparos).TODOS: ¡Joder!, ¡eso qué es?.(El paranoico asustado dispara sin cesar).

DEMONIO: ¿No querías un osito rosa de peluche?. (El poseído cae al suelo y muere dejando volatilizado al demonio).

PORRINO: ¿Qué hacemo compadre?, tenemo que cogé reene o argo azín.

NINFOMANA: ¡Patanes!, esto lo soluciono yo. (La ninfómana sale fuera). ¡Socorro, socorro!.

POLICIA I: (La recoge). Tranquila chica, no pasa nada, aquí estás a salvo.

NIÑO ASESINO: ¿Qué hace allí?, ¿por qué está quieta?, no hace nada.

PARANOICO: Nos ha traicionado la muy puta.(De repente la ninfómana le roba la metralleta al policía I y mata a casi todos, hasta que uno de ellos acaba con ella).

PARANOICO: Ahora que quedan 4 policías, coged un reen y salgamos.(Cada uno coge un reen y sale).

POLICIA II: ¡Alto!.

REEN I: ¡No, por favor!, no dispares.

PORRINO: ¿Qué paza reen, é que no t’alimentan?, y que canijo etá, me van a dá y too.

PARANOICO: Es que eres de pueblo, haber cogido una gorda como yo.

POLICIA III: ¡Vamos a disparar!, ¡soltad las armas!.

NIÑO ASESINO: Pero si están llenas de ositos rosas de peluche.

PORRINO: ¡Cállate mozo o no lej importará fuzilarno!.

POLICIA IV: ¡Soltad las bolsas!.(Las bolsas de ositos rosas de peluche estaban en poder del porrino y del paranoico).

PARANOICO: ¡Nunca!.

POLICIA II: ¡soltadlas o dispararemos!.

PORRINO: (Lanza la bolsa cerca de la policía). De acuerdo ahí etá, pero como oj acerquei dejo tiezo ar reen.

PARANOICO: ¿Qué haces?, eres un porrino payaso, ¿para qué tiras la bolsa de ositos?.

POLICIA IV: ¡Tú!, tira la otra.

POLICIA I: (Coge la bolsa y de esta un osito, lo rompe y saca una pequeña bolsa con droga). Aquí está la droga, los moros no la han interceptado aún. ¡Disparad!.(Los policías disparan y ellos también. Mueren los reenes, los policías, y el porrino).

PARANOICO: (Recoge corriendo la otra bolsa de ositos). Porrino, serás tonto eligiendo a ese reen.

NIÑO ASESINO: ¡Rápido largemonos y deja las bolsas!.

PARANOICO: ¿Qué dices?, no pienso dejar tantos ositos rosas de peluche aquí en la calle.

NIÑO ASESINO: ¿No has oído al policía?, contienen droga de los moros, si nos llevamos los ositos nos matarán.

PARANOICO: ¡Cállate!, estos vienen conmigo.(Se montan en el coche).

MOROS: ¡Allí están!.

NIÑO ASESINO: ¡Nos han visto, dale caña!.(Se disparan mutuamente por la avenida).

NIÑO ASESINO: ¿Por qué mueren los peatones y los moros no?.

PARANOICO: ¡Maldito niño asesino!, la has tomado con los peatones. ¡Deja de dispararles y mata más moros!. ¿Qué ocurre?, ¿has oído eso?.

NIÑO ASESINO: ¿Qué?.

PARANOICO: ¡AHHH!, mira se mueven los ositos rosas de peluche.

OSITOS ROSAS DE PELUCHE: ¡Somos el demonio!. (Le tapan los ojos al paranoico mientras conducía y se estrellan. El niño muere).

PARANOICO: ¡Maldito demonio!, otra vez aquí, deja en paz a mis ositos.

DEMONIO: ¡Mátame si te atreves!.(El paranoico dispara contra los ositos rosas de peluche destrozándolos y con ellos la droga).

MOROS: (Apuntando). ¡Danos la droga!.

PARANOICO: (Vuelve los ojos vomitando). ¿has visto lo que hace el osito rosa de peluche?.

(Los moros matan al paranoico).